El Dornajo – Refugio San Francisco – Camino Sabinas

Excursión realizada el día 15 de mayo 2016.

Se trata de un trayecto de dificultad media que da comienzo y finaliza en la carretera A-4025, a pocos kilómetros de El Dornajo (Sierra Nevada). La distancia cubierta se situó en torno a los 20 km.

Sin título

track02

En esta ocasión nos desplazamos a la zona alta de Sierra Nevada, cosa que nos va a ir demandando cada vez más la climatología. El caso es que la excursión prevista inicialmente pasaba por Piedra Resbaladiza y llegaba al Mojón del Trigo pero tuvimos que modificarla por los abundantes neveros que iban ganando espacio con la altura y que hacían difícil ascender sin crampones.

Dejamos los coches avanzada la carretera A-4025 y comenzamos a ascender.

P1330295

DSC07740

francisco02

francisco03

Nuestro primer hito y zona de descanso prevista para desayunar era el Refugio de San Francisco, un vetusto edificio cerrado, recuerdo de los primeros pasos del senderismo, la escalada y el esquí en Sierra Nevada.

francisco01

P1330316
Aprovechando las gafas polarizadas para hacer experimentos fotográficos. Conste que Pedro fue el primero.
francisco05
Cartel en las inmediaciones del refugio
francisco04
El albergue y el antiguo observatorio, vistos desde el refugio

Desde allí tomamos dirección sureste por el sendero que se dirige a Piedra Resbaladiza.

P1330315

Comienza un descenso pronunciado hasta llegar al ríachuelo que desciende de lo alto de la montaña, el Arroyo de San Juan.

DSC_0073

francisco06

francisco07
Un puente, siendo generosos con el nombre, nos ayuda a sortear el Arroyo de San Juan

Superado el obstáculo, tomamos el camino de la Acequia de Mesa de Haza. Por el mismo lugar regresemos algunos, mientras otros hicieron una ruta que pasaba por la Acequia de Hoyo Puente, paralela a esta pero algunos metros más arriba de la falda de la loma.

Al regresar dejamos el desvío anterior al Arroyo de San Juan y seguimos en dirección a Piedra Resbaladiza, donde nos topamos con un salto de agua memorable. El agua del deshielo prorrumpe con fuerza y forma una contundente y sonora cascada.

francisco08

francisco09

Después de pasar el rato contemplando y fotografiando el tumultuoso torrente, retornamos en dirección al Refugio de San Francisco. Desde allí, en dirección oeste, seguimos el sendero, cada vez más nevado.

DSC07853

Llegamos a encontrarnos con la carretera que pasa junto al Albergue Militar General Oñate y enfilamos el último tramo de la excursión por el Camino de las Sabinas, ahora en constante descenso.

DSC07883

Con cuidado vamos bajando puesto que hay zonas embarradas y encharcadas que dificultan un poco el tránsito. Llegamos entonces a los restos de una construcción desvencijada en la que hacemos parada para reagruparnos y algunos examinamos una cueva cercana.

DSC07888

El resto del camino alcanza una pista que nos lleva a la zona donde hemos aparcado los coches. Desde ahí retornamos a Granada no sin hacer antes una paradita en el Restaurante Las Víboras para tomar algo y comentar la jornada.

Hasta aquí la mini-crónica. Como siempre, agradezco las informaciones y fotos aportadas por los miembros del club. En esta entrada hay fotografías de Angus, Pedro Pedrosa y Rafael.

 

Dílar – Silleta del Padul

Excursión realizada el día 1 de mayo 2016.

Se trata de un trayecto de dificultad media que da comienzo y finaliza en el pueblo de Dílar, Granada. La distancia cubierta se situó en torno a los 20 km.

track01

track02

Se trata de un recorrido bastante bien señalizado en el que lo único que puede despistar al principio es la salida en dirección sur. El buen día que nos hizo y la cada vez más evidente llegada de la primavera nos permitió disfrutar de una excursión agradable y vislumbrar numerosa flora, nada más salir de la zona de olivares y el posterior campo de trigo verde intenso.

silleta001
A la salida del pueblo, Castillo del Marqués de Dílar (S. XIX). Se toma el camino de la derecha
silleta002
Cartel indicador. Nosotros seguimos el sendero de Cuevas de los Bufaos
silleta005
El grupo se dispersa, cosa rarísima
silleta003
Los cereales verdes nos rodean según avanzamos…
silleta013
… para dar paso a las flores silvestres
silleta006
Flores de espino albar (crataegnus monogyna)

La flora de la zona es riquísima y nos detiene a cada momento el deseo de contemplar los especímenes y comentar con los botánicos del grupo (especialmente Mª. Victoria) el nombre y variedad de cada una. El elenco, incompleto, incluye: dientes de león, barbas de chivo (tragopogon), jaras de flor rosa y blanca, tulipanes y orquídeas silvestres, rucas (eruca vesicaria), almorta de monte (lathyrus cicera), peonías, jopos, piornos, nazarenos (muscari neglectum), iberis, ranúnculos, amapolas…

silleta007
Rucas (eruca vesicaria)
silleta012
Orquídeas silvestres
silleta008
También dejamos a los bordes del camino algunos almendros, encinas y pinos

Después de una subida pronunciada se alcanza el primer hito de la excursión: la silleta del Padul, desde la que se ofrecen unas vistas que abarcan larguísimas distancias en dirección norte y sur, como si se desplegara un mapa topográfico en el que no es difícil determinar qué pueblo es cada uno de los que alfombra el paisaje.

silleta010
Parte de nuestra comitiva junto al vértice geodésico

Más tarde nos desplazamos hasta la piedra ventana, espectacular accidente del terreno en el que el hueco horadado en una piedra crea un enmarcado mirador.

silleta011
Algunos valientes posan en el borde de la piedra ventana

Desde aquí desandamos unos metros y retornamos al camino que nos lleva hacia la Ermita Vieja de Dílar.

silleta009

Al llegar allí hicimos una parada para comer, descansar y si nos descuidamos, echar una cabezadita. El lugar y el tiempo invitaban a ello. No obstante nos levantamos y continuamos en dirección a la Ermita Nueva y finalmente hasta alcanzar nuestra meta, el pueblo de Dílar.

Una vez más aprovecho para dar las gracias, por poner a mi disposición sus fotos, a Padial, Rafael, Mª Victoria y Pedro. También a Mª Victoria por ayudarme a identificar cada planta.

Dehesa del Camarate

Excursión realizada el día 17 de abril 2016.

Se trata de un trayecto de dificultad media baja que da comienzo y finaliza en el carril que hay al sur de Lugros, Granada. Puesto que en esta ocasión fuimos sin track ni gps no tengo seguridad respecto a la cantidad de kilómetros recorridos, aunque debió rondar entre los 15 y los 20 kilómetros.

Para acceder al inicio de esta excursión existen varias posibilidades. La más sencilla y menos arriesgada si se carece de coche 4×4 es dar comienzo en el propio pueblo de Lugros o bien dejando el coche aparcado justo en el carril que se desvía hacia el oeste poco antes de llegar al pueblo. Un vehículo que no haya miedo de meter por pista de arena compacta con algunos baches puede llegar bastante más al sur por ese mismo carril, aunque tendrá que valorar donde aparca.

Comenzamos el itinerario en nuestro caso apenas a unos metros de la puerta de entrada al Camarate. Se abre la puerta-cancela del lateral y casi inmediatamente nos topamos con los restos de una ermita o pequeña iglesia estratégicamente ubicada para asegurar a los antiguos dueños del cortijo sus misas semanales.

camarate001
La pequeña iglesia abandonada

En ese punto hay un carril bien indicado y un cartel pétreo que nos advierte que vamos en la dirección correcta.

camarate002
A la izquierda se aprecia el carril

Asciende poco a poco el camino que vamos siguiendo hasta determinado momento en el que nosotros lo abandonamos. La ruta circular más transitada se nos queda algo pequeña y elegimos realizar algo similar pero a mayor altura y por senderos. De este modo vamos, más o menos, por la falda del Puntal de la Cunilla, en dirección relativa hacia las Catifas elevándonos rápidamente sobre el terreno circundante. El tiempo, que anda tan loco como corresponde a la primavera, un rato nos llueve ligeramente, otro nos calienta con su sol, otro nos cubre con algo de niebla.

camarate003
La típica foto del arcoiris. Muy cerquita encontramos las gafas de Juan Manuel, ¡¡¡un año después!!!

La vegetación de la zona es muy variada y me atrevo a imaginar que en pocas semanas, cuando haya florecido, será un espectáculo delicioso moteado de verdes prados, cerezos blancos y miles de flores en plena eclosión. Aparte de los mencionados cerezos nos topamos con robles, tejos, encinas, serbales, arces…

camarate004
El sendero a veces queda oculto por las hojas de roble
camarate005
Por aquí y por allá nos cruzamos con pequeños arroyuelos que bajan la cuesta para encontrarse con el río Alhama
camarate006
Mirada hacia delante…
camarate007
… y mirada hacia atrás

Hacemos parada en un bonito prado para desayunar. Desde la posición ganada se contempla bien todo el paraje y se puede seguir con la mirada el sendero hacia el tentadero o placita de toros por el que transita un grupillo de excursionistas.

camarate010
El tentadero a nuestros pies. Kilómetros y kilómetros de extensión a la vista, en la lejanía hacia el norte
camarate009
Jacinto comoso, nazareno o hierba del querer, que todos esos nombres, y más, tiene esta bonita flor

Empezamos a girar hacia el este siguiendo un carril que se cruza con una acequia que al parecer se reformó y recuperó hace tiempo pero ha vuelto a quedar abandonada.

camarate011
Acequia

En esta zona y dada la altura apenas encontramos árboles. Sí se ocultan algunos neveros esparcidos en aquellos lugares en los que el sol no ejerce todo su rigor. Pasamos no muy lejos de la Peña, Piedra o Hato (por los tres nombres lo he visto nombrar) de los Soldados.

camarate012
Un nevero se agarra al lateral del carril

En determinado momento el camino que seguimos se cruza con el Sendero Sulayr (GR-240), una ruta que tiene muy buena pinta y espero añadir en el futuro a las ya hechas.

camarate013
Cruzamos la gran ruta 240

El rodeo está hecho y ahora nos encaminamos en dirección norte, noroeste, descendiendo poco a poco.

Si antes he hablado de la flora, debo decir que tuvimos la fortuna de toparnos con varios especímenes de fauna que a buen seguro hubiera sido improbable vislumbrar si no fuera por lo reducido de nuestro grupo y el silencio o voz queda con la que deambulamos buena parte del camino. Aparte de varias reses con aspecto de bravas, a las que evitamos por prudencia, se echaron a correr delante de nosotros primero un jabalí de mediano tamaño y más tarde un zorrillo con el que casi nos chocamos en una revuelta del camino.

Volviendo a la excursión, aprovechamos otra praderilla para comer y charlar de todo un poco.

camarate014
Un ¿saúco? muerto vigila nuestro almuerzo

También vimos un grupillo de caballos, incluyendo un potrillo que no debía tener más de un mes. No sale en la foto porque no queríamos molestar a los animales y el pequeño se ocultaba detrás de su madre todo el tiempo

camarate015
Parte del grupo, incluyendo otro potro algo más mayor

Avanzada la jornada llegamos al final del camino cruzando el río Alhama, ya casi al lado de la cancela.

camarate016
Llegamos al punto inicial

Al recoger el coche tenemos la oportunidad de ver varios ternerillos bien acicalados a base de lametones por sus ocupadas madres. Es hora de poner rumbo al hogar.

Aprovecho para dar las gracias de corazón a Juan Manuel, que apareció providencialmente cuando empezaba a valorar rendirme y volver a casa sin hacer la excursión.

IMG-20160417-WA0024
Juan Manuel: track, gps, enciclopedia y buen compañero, todo en uno

Ermita de Cabra – Zuheros

Excursión realizada el día 3 de abril 2016.

Se trata de un trayecto de dificultad fácil que da comienzo en la Ermita de Cabra y finaliza en Zuheros, en Córdoba. La distancia cubierta se situó en torno a los 17 km. Debe tenerse en cuenta que para la realización de este itinerario es preceptivo un permiso que se solicita en el Centro de Visitantes de Santa Rita.

track01

track02

Al tratarse de una excursión que nos llevó fuera de nuestro enclave granadino, hubimos de desplazarnos al punto de inicio en autobús, contratado para la ocasión. Su conductor, en un alarde de pericia y valentía, nos llevó hasta casi la misma puerta de la ermita, ascendiendo por una carretera digna émula, en pequeño, de la Transfagarasan rumana.

zuheros001
Carretera de acceso a la ermita

Desde este punto, además de poder visitar la propia ermita, tenemos varios miradores en distintas direcciones que nos permiten contemplar, entre otros lugares, el pueblo de Cabra.

zuheros002
Entrada a la ermita de la Virgen de la Sierra

Comenzamos a descender por la carretera y tras dar una vuelta casi completa al montecillo localizamos la pista de tierra por la que vamos a deambular. En este punto nos encontramos con una puerta-valla de acceso en la que se nos advierte de la necesidad de permiso y, al menos este día, vimos un vehículo con un agente en su interior controlando el acceso, de modo que no olvidéis el permiso.

zuheros003
Primera parte del camino. Pista de tierra.

Ya dentro de la Nava, el terreno llano da paso a una pradera verde jaspeada de cuando en cuando de amarillo (narcisos), blanco (ranúnculos) y violeta (erodium primulaceum).

zuheros010
Narcisos
zuheros005
Aguja de pastor (Erodium primulaceum)
zuheros023
Ranunculos blancos

Pocos al principio, más numerosos según se avanza, encinas y quejigos asoman en el horizonte limpio y azul que tuvimos durante toda la mañana.

zuheros004

Caminar por la zona no supone la menor dificultad y se disfruta de un paseo tranquilo y pausado en esta ocasión, que invita a la contemplación, el descanso y la tranquilidad.

Pronto llegamos a un puentecillo sobre un pequeño humedal, tal vez afluente del río Bailón. No estoy seguro.

zuheros006

zuheros007

A mitad de camino, más o menos, un desvío nos ofrece visitar Las Chorreras. Lo cierto es que la “catarata” que uno podría esperarse por otras visitas, en esta ocasión no pasa de mero chorrillo de agua que apenas humedece parte de la pared de piedra. No obstante, ascendiendo por un lateral de la hondonada de la primera chorrera, se accede a algunos remansos con algo más de agua y a la segunda chorrera. Entran ganas de quedarse allí horas, escuchando el sonido del agua, algunos trinos de pájaro y nada más.

zuheros011
Cartel indicador
zuheros009
El grupo visto desde lo alto de la chorrera
zuheros012
En la segunda chorrera
zuheros013
El agua cae en hilillos, murmurando

Regresamos al desvío y continuamos en dirección al Cortijo Fuenfría, junto a la fuente que le da nombre.

zuheros014
Continúa el plácido sendero

Antes habremos atravesado una zona más boscosa dominada por las encinas. Allí hacemos parada para comer y más tarde reanudamos el camino.

zuheros016
¿Soy el único al que le parece inquietante este bosque?

En la parte final del trayecto vamos avanzando por un profundo cañón que deja cuevas misteriosas a un lado y otro de los acantilados que nos cercan. También esconde algunos asfódelos.

zuheros015
Asfódelos
zuheros017
Cueva

El seco cauce del río nos guía hacia el único promontorio que hay en toda la jornada, en realidad de poco desnivel, para desvelarnos una bella estampa al llegar a lo más alto: Zuheros, pueblo blanco engalanado por los restos de un castillo, llamado de Sujaira en tiempos árabes, y al que por deformación fonética debe su nombre el pueblo.

zuheros020
A la derecha el cañón. Nosotros seguimos el camino indicado hacia lo alto
zuheros021
Última parte del trayecto. Bajada a Zuheros

Queda poco de aquel baluarte, aunque no deja de impresionar cuando se contempla desde lo que en otro tiempo debió de ser su patio de armas, ahora una plaza.

zuheros022
Una impresionante torre del antiguo castillo, sostenida por la piedra

Como se dice al principio, una excursión fácil y agradable, apta para cualquiera, casi toda llana o con muy ligero descenso.

Gracias a Angus, Victoria y Rafael por las fotos. También, de nuevo a Victoria, por su conocimiento botánico que ayuda a enriquecer este blog.

Venta del Molinillo – Majalijar

Excursión realizada el día 20 de marzo 2016.

Se trata de un trayecto de dificultad media que da comienzo y finaliza en la Venta del Molinillo, en la Sierra de Huétor. La distancia cubierta se situó en torno a los 20 km.

Debido a que se desarrollaron dos excursiones distintas, dado que el grupo se dividió, y a que las festividades han alargado mucho el momento de transcribir esta entrada, en esta ocasión voy a ser bastante breve en las descripciones y me limitaré a dejar constancia, más bien fotográfica, de lo acontecido.

La excursión se iniciaba en las ruinas de la Venta del Molinillo, al parecer antigua parada de los autobuses de la línea Granada-Guadix. A poco de andar encontramos la entrada al Cortijo de la Ermita.

majalija001
Entrada al Cortijo de la Ermita

Sigue una pista de tierra que se encuentra con otras ruinas, curiosas, del Cortijo del mismo nombre, también llamado el Palacio Árabe.

majalija002
Cortijo de la Ermita

No muy lejos de allí encontramos la fuente conmemorativa de Manolo el del Molinillo, recordado por sus habilidades como curandero.

majalija003

Desde aquí vamos a seguir un sendero que nos lleva hasta la Acequia medieval de Fardes, dejando por el camino agradables praderillas cercadas por enormes peñascos.

 

majalija005

Desde la abandonada acequia se ofrecen “balcones” desde los que poder contemplar el bosque que nos rodea y, a lo lejos, Sierra Nevada.

majalija004

Continuamos en dirección a la base del Majalijar.

majalija006

Allí nos separamos en dos grupos. Uno de ellos, conmigo entre sus integrantes, optamos por coronar la cumbre. El otro rodea la base.

majalija009
El duro ascenso
majalija008
Queda poco. Ya se aprecia el vértice geodésico.

Tras superar el desnivel y los neveros que se albergan cara al norte, toca disfrutar del momento e inmortalizarlo con algunas fotos.

majalija010

majalija011

Rodeando la base también se encuentran parajes dignos de ser visitados.

majalija012

Los que subimos hasta la cumbre optamos por bajar hasta una pradera, no muy lejos de la acequia, en la que comemos, tomamos té, se saca la bota y alguno aprovecha para practicar su magnífica dicción inglesa con la palabra “squirrel”. Suena extraño, lo sé, pero prometí dejar constancia del hecho.

Recuperamos el camino y llegamos a la Acequia. El tiempo va empeorando poco a poco y toca apresurarse un poco.

majalija013
Las nubes a la izquierda van avisando de lo que se avecina

majalija014

Y así, siguiendo el curso, esta vez con agua, de la acequia, llegaremos finalmente al lugar en el que había iniciado el trayecto, regresando por el mismo sitio hacia los coches.

Aprovecho, como siempre, para agradecer las fotografías que he tomado de Pedro Pedrosa, Angus y Rafael.

Busquístar – Juviles

Excursión realizada el día 13 de marzo 2016.

Se trata de un trayecto de dificultad media que da comienzo en Busquístar y finaliza en Juviles, ambos pueblos de la Alpujarra granadina. La distancia cubierta se situó en torno a los 17 km.

track01

track02

El itinerario que seguimos en esta ocasión transcurre por la llamada Ruta medieval de la Alpujarra, que daría comienzo en Pórtugos, aunque nosotros comenzamos la andadura a partir de Busquístar. Se trata de un sendero con mucha solera como nos recuerda su nombre, transitado por las gentes que habitaban la zona en época árabe. ¿Quién sabe si por estos lares hubo tal vez algún lance militar entre los moriscos sublevados en las Alpujarras y las huestes de Don Juan de Austria? Algunos indicios encontramos al respecto y no debe olvidarse que la toma del castillo de Juviles fue el punto final al conflicto.

Poco después de dejar el pueblo de Busquístar empezamos a descender en dirección al río Trevélez, cobijado entre peñas y barrancos. En algunos tramos fluyen aguas “ferruginosas” que tiñen de ocre su carrera.

busquistar00

busquistar01

Toda esta parte del camino se realiza fácilmente entre bajada y llano hasta llegar al puente que cruza el río. Es el llamado Sendero del Helechal, un nombre que no puede dejar de hacer sonreír a todo tolkieniano, como el autor de esta entrada.

busquistar03

Ha de tenerse cuidado al cruzar el mismo porque tiene por un lado una especie de cerca de alambres de factura endeble e inmediatamente después, un alambre de espino que lo cruza a la altura del pecho.

Comenzamos ahora a subir la escarihuela que asciende hasta el portichuelo de Cástaras. A quién le guste la lengua no puede dejar de disfrutar con la conservación en estos topónimos geográficos de los desusados sufijos despectivos en -uelo/a.

busquistar04

La subida va ganando desnivel y pasado un cortijo desvencijado cada vez se hace más pronunciada, exigiendo cierto esfuerzo coronarla.

busquistar05
Cortijo abandonado subiendo la escarihuela

Una vez en lo alto tenemos unas interesantes vistas hacia el valle del río que acabamos de remontar. No muy lejos, hacia la derecha, se aprecia un puesto forestal. Por lo demás, tenemos un cruce de carreteras que atravesamos, para continuar hacia nuestro siguiente destino: Cástaras.

busquistar06
Apenas se aprecia, pero hay un puesto forestal en el montículo central

Volvemos a descender y pasamos junto a los restos de un túnel, que conoció el trasiego de las vagonetas mineras en tiempos no tan lejanos. Hoy día resulta un solitario e insólito accidente en medio de la nada. Remontándonos mucho más atrás, por estas mismas zonas se cuenta que acamparon las huestes cristianas en la última fase de la guerra contra los moriscos.

busquistar07

Llegamos pronto al Barrio Alto de Cástaras, apenas un puñado de casas blancas, y seguimos nuestra ruta bordeando el pueblo de Cástaras propiamente dicho. En esta parte del camino se ofrecen unos bonitos miradores.

busquistar08
Cástaras

Finaliza el descenso y se continua llaneando en dirección este, por el llamado Caminillo Viejo. Pasaremos cerca de los restos de la mina de Mancilla, algunas construcciones y chimeneas casi demolidas por el tiempo y el agujero en la tierra que nos recuerdan aquella época de finales del XIX en la que la Sierra fue horadada por aquí y por la zona de Güejar Sierra.

busquistar09

Recorremos desde ese momento un tramo de carretera que nos conduce al acogedor pueblo de Nieles.

busquistar10

Desde allí se inicia el último tramo de la Ruta medieval. Tenemos que tomar el desvío que pasa por el antiguo lavadero y desde ahí bajar hasta la rambla de Nieles. Desde ahí toca ascender hasta alcanzar la Acequia de Lobrasán. Si bien el camino está bastante bien señalizado durante todo el trayecto, es en esta parte donde aconsejo más cuidado y atención para no desviarse, porque los indicadores de la ruta se encuentran algo más desperdigados y escondidos.

Siguiendo a partir de ese momento el sendero de la acequia (de cuando en cuando asoman ruedas de metal amarillento del suelo) se llega a una carretera de cemento que remonta con fuerza hasta una alberca antiquísima, no muy lejos de Tímar. No acaba aquí el duro ascenso, porque al llegar al pequeño cementerio de la localidad, casi pegado a los restos de la mina de mercurio de La Retama, tomamos el camino empinado que se dirige a Juviles.

Y por fin llegamos a este pueblecillo cuyo nombre nos trae a la mente el jamón y el vino.

busquistar11
Iglesia de Juviles

La tranquilidad del lugar permite a los gatos enseñorear incluso la carretera principal donde un ¿persa? ¿maine coon? con aire de pirata vividor y enfurruñado, mira desafiante a los recién llegados.

busquistar12

Aquí nos espera nuestro autobús para regresar a Granada y se pone punto final a la excursión. Aquellos que deseen conocer más sobre esta bonita ruta les recomiendo la visita de la web que le dedican desde la Mancomunidad de Municipios de la Alpujarra granadina, que abunda en información y explicaciones, algunas de las cuales he utilizado para redactar esta entrada. Aprovecho igualmente para agradecer a Rafael el track de la ruta (las dos primeras fotos).

Cuevas de Nerja – Frigiliana

Excursión realizada el día 21 de febrero 2016.

Se trata de un trayecto de dificultad media que da comienzo en el aparcamiento de las Cuevas de Nerja y finaliza en Frigiliana. La distancia cubierta se situó en torno a los 17 km.

track01

track02

Después de tener que cancelar la anterior excursión debido a las condiciones climatológicas (y no será que no lo intentamos, pero ¡qué manera de llover!), este domingo retomamos el calendario y partimos a Málaga. En concreto a las inmediaciones de Nerja, junto a las famosas Cuevas, lugar desde el que da comienzo este itinerario.

En primer lugar se toma una pista de tierra en dirección norte, que deja a la izquierda, en paralelo, el barranco del río Chíllar. Los primeros coletazos de la primavera se dejan ver por la zona y el suelo se halla atestado de procesionarias, por lo que hay que ir con cuidado. También, aquí y allá, algunas flores comienzan a dar señales de color entre el pinar y los espinos. La más talluda y llamativa quizá, el asfodelo, que se yergue en los lados del camino de cuando en cuando.

frigiliana01
Ascendiendo por la pista
frigiliana02
Peligro, procesionarias

El camino tiene un desnivel relativamente pequeño pero constante, en torno a 5 kilómetros en los que se va en constante ascenso, hasta llegar al área recreativa del Pinarillo, un lugar ideal para hacer un pequeño descanso y que imagino bien lleno en época estival.

frigiliana03_1Desde este punto seguimos en dirección a la Fuente del Esparto que se encuentra relativamente cerca. Se puede llegar por dos caminos diferentes. La mayoría optamos por el que suponía no desandar luego parte del sendero, más en dirección norte y en ascenso, aunque otros compañeros eligieron la salida desde el área recreativa que discurre hacia el noroeste en ligero descenso.

frigiliana03

frigiliana08La mañana había avanzado y el sol en el cielo hacía lo posible por dejarse ver pero el día resultaba bastante extraño, debido a una nube inmensa de polvo que cubría buena parte de la península, de modo que si bien lo que se tenía cerca se apreciaba con nitidez, cuando se dirigía la mirada hacia las montañas o desfiladeros lejanos todo se apreciaba gris y difuminado, haciendo muy difícil fotografiar los paisajes. De ahí que en este post haya pocas fotos sacadas a gran distancia.

frigiliana04
Las montañas en lontananza, se difuminan por el efecto de la nube de polvo
nube
Foto del astronauta Tim Peake @astro_timpeake de la nube sobre la península.

Dejando la fuente atrás nos acercamos a la etapa que a mí más me gustó. El paseo por la antigua acequia. Antes de llegar al inicio del mismo hay un desvío que permite bajar hasta el río y recuperar el sendero al otro lado. Hay que tener en cuenta que el estado de conservación de algunos tramos de la acequia es deficitario y si bien, yendo con cuidado, no debe haber ningún peligro, quienes prefieran un paseo más seguro es mejor que desciendan.

La acequia discurre pegada a la montaña, en numerosas zonas con el agua clara a la vista (un magnífico ejemplar de sapo nadaba por ellas) y en otras cubierta. En algunos tramos tiene una especie de barandilla, en realidad apenas un alambre cogido a barras de hierro de cuando en cuando. Al otro lado del barranco se divisan impresionantes acantilados. Las siguientes fotos pueden dar cuenta de cómo es el lugar.

frigiliana05

frigiliana06

frigiliana07Para los que opten por el descenso el panorama también es interesante. El río Chíllar por la zona baja límpido y fresco e invita a la parada y la contemplación.

frigiliana09Desde cualquiera de los dos puntos vamos a dirigirnos hacia el oeste, elevándonos una vez más. Estamos entonces en la Sierra de Enmedio y si el día hubiera acompañado, habríamos podido contemplar el mar y los picos de alrededor.

Tras la comida continuamos, esta vez descendiendo ligeramente hacia el suroeste y el sur hasta encontrarnos con el Higuerón. Siguiendo su curso y disfrutando de los imponentes cahorros vamos acercándonos a Frigiliana.

frigiliana10

frigiliana11
Vista de Frigiliana desde la cuesta del este

Ya casi estamos. Una cuesta muy pronunciada justo al final del camino es el último escollo antes de llegar a este bonito pueblo de casas blancas, empedrado cuidado, puertas coloridas y un vino dulce reconocido. Merece la pena pasear por sus calles y gastar tiempo en leer sus azulejos historiados acerca de la época morisca.

frigiliana12

frigiliana13Habrá que repetir un día que colabore algo más el sol y, a ser posible, en época de vendimia🙂

Nota: Las fotos de esta entrada, exceptuando la última que es mía, pertenecen a Rafael, Angus, Padial y Tim Peake. La batería de mi cámara decidió no participar en esta ocasión.